Voy a ayudarte a recuperar el placer por la escritura,
para que consigas que tu mensaje brille
y que tus lectores solo deseen leer más.

Tú tienes lo que hay que tener para enganchar a tu público. Te mereces que tus textos muestren lo que piensas de forma clara, que estén bien estructurados y que transmitan lo que te apasiona.

Pero crear textos para que otros los lean no siempre es fácil. No se trata de tener buenas ideas, ni de organizarlas, ni de poner una palabra tras otra. 

Lo que de verdad deseas es conectar,
que tus textos se lean con fluidez
y sean atractivos para tus lectores.

Ahora, con ese objetivo, puede que te des cuenta de que cuando te enseñaron a escribir no te ayudaron a desarrollar esas habilidades. Y te enfrentas al papel intentando lograr un efecto que casi siempre se te escapa.

Y te sorprendes pensando que no vales para escribir. 

Yo creo que la buena escritura no es cuestión de un talento natural que se tiene o no se tiene. Eso es un mito.

Para redactar un buen texto necesitas
una idea, trabajo y
conocer la dirección a seguir.

Estoy convencida de que escribir debería ser emocionante por encima de todo. Ese es mi objetivo.

Voy a ayudarte a mejorar el proceso, a conocer trucos y herramientas para que dejes de escribir con estrés y a última hora y que puedas aprovechar de verdad el tiempo disponible.

Escribir va a dejar de ser una carga más en tu horario. Vas a recuperar el control de tus textos y dejarás de temer constantemente haber cometido algún error o que no se te entienda bien.

Lo digo siempre: si no te lo pasas bien,
no merece la pena.

Cuando te sientes segura de que has escrito lo que deseabas y con las palabras precisas, de que tus lectores van a entenderte… esa sensación es la bomba.

Y yo quiero ser tu cómplice en esta aventura.

Soy Mer Flores, y me fascina jugar con las palabras.

Me dedico acompañar a mujeres que desean escribir pero que necesitan aprender a organizarse y a convertir sus ideas en un material bien estructurado y atractivo para sus lectores.

Desde que tengo memoria quise dedicarme a la escritura. Solo un tiempo después me di cuenta de que además tenía talento para acompañar a otras personas en un proceso que conocía muy bien.

Mis 7 valores profesionales

Haz clic en cada uno de ellos si quieres saber más.

¡Imaginación al poder!

Para mí es un básico, y una fuente de disfrute. Y si no puedes disfrutar escribiendo, si no te lo pasas bien, ¡no merece la pena!

Un compromiso que a nivel personal significa lealtad y confianza, pero que también tiene su dimensión social. Por eso intento en lo posible que mi trabajo se caracterice por su coherencia ética.

No puedo ayudarte si hay una barrera entre tú y yo. Por eso, mi empeño es desarrollar una relación de complicidad con mis clientas.

Estoy convencida de que un pequeño toque marca la diferencia. Por eso soy una trabajadora increíblemente minuciosa.

Una de mis grandes pasiones es el aprendizaje. Creo que el conocimiento proporciona poder, capacidad y libertad. Por eso, no me importa invertir una gran parte de mi tiempo a formarme en distintos aspectos relacionados con mi trabajo.

El conocimiento no sirve de nada si no somos capaces de aplicarlo. Por eso, me obsesiona traducir lo que sé a instrucciones muy prácticas y sencillas de aplicar.

Soy perfeccionista sin remedio. Si no te doy lo mejor de mí, no me siento satisfecha.

Deja de sentir que te faltan horas

Descarga mi guía gratuita «Mis 7 trucos infalibles para escribir más en menos tiempo» y logra lo que te propongas.

Soy correctora de textos desde hace 15 años. Es un oficio bonito y artesanal, que amo profundamente.

Pero desde el principio me di cuenta de que yo no encajaba del todo en ese molde. Este trabajo no tenía sentido para mí si me limitaba a corregir un texto. A mí me apasiona todo el proceso de escritura.

Con el tiempo, aprendí que podía proporcionar seguridad y herramientas muy prácticas, y que esto podía ser útil a personas que tenían dificultades al intentar mostrar su personalidad por escrito.

Fue entonces cuando decidí trabajar, sobre todo, para mujeres y niñes. Me siento orgullosa de proporcionar voz a quienes han sido tradicionalmente silenciados y acallados. Es mi forma de mejorar el mundo.

Esto cuentan quienes trabajan conmigo

Genio y figura

Tengo cara de niña buena y es verdad que soy de carácter dulce, pero también tengo mi lado rockero.

Lo que más valoro en las personas es la lealtad y el sentido del humor.

Mis amigas destacan de mí la paciencia y tenacidad. La verdad es que mi personalidad es calmada y constante. Y cuando me propongo algo, no hay quien me pare.

 Mi amor por los libros y las palabras me viene de pequeña. Leía debajo de las sábanas, a veces durante toda la noche.

 Llevo toda mi vida leyendo varios libros a la vez.

 Mi carrito de la compra en Amazon siempre está lleno.

 Entre mis 13 y mis 26 años hice muchísimo teatro. Me apasiona, de hecho estuve a punto de estudiar Arte Dramático y, aunque finalmente fui fiel a mi primer amor (la Filología), hice mi doctorado sobre teatro.

 Me queda la pena de no haber interpretado nunca ningún papel en una obra de Jardiel Poncela, mi dramaturgo favorito.

He sido profesora en una escuela para escritores, en la universidad (Licenciatura y Máster), en un colegio privado, un par de concertados y en un instituto público.

Se me da bien explicar cosas y hacer fácil lo difícil.

 Fui JASP y ahora soy ASP (Adulta Sobradamente Preparada).

 Me han llegado a rechazar en varias entrevistas de trabajo por estar demasiado formada para el puesto.

Puedes cotillear un poco más sobre mi CV aquí abajo 👇.

Soy Doctora cum laude en Filología con la mención especial Europeus por haber defendido parte de mi tesis en otro idioma. Obtuve el Premio Extraordinario de Doctorado por mi tesis. He publicado un libro y una veintena de artículos en revistas especializadas. También me he formado en creación literaria, corrección y edición profesional, entre otros. ¡Mi CV tiene 7 páginas!

Me apasionan los retos, los enigmas y los puzzles.

Es una cualidad que me viene genial en mi trabajo, que a veces requiere investigaciones bastante laboriosas.

✔ Aparte de la lectura, me encantan el cine clásico, las series y los juegos de mesa y de rol.

 Tengo un lado muy friki y cada vez lo muestro con más descaro.

 Me encanta investigar nuevos aparatos y herramientas informáticas, soy bastante tecnófila.

Soy bastante crítica con la Real Academia Española. Soy capaz de valorarlo si en alguna ocasión realizan un buen trabajo pero no me importa meter el dedo en la llaga cuando opino que están fallando. Personalmente pienso que los gramáticos y lexicógrafos deberían describir el lenguaje mucho más que regularlo.

Para mí, toda norma debe tener un por qué relacionado con mejorar la comprensión o facilitar las cosas a los lectores. Como correctora, aplico todas las normas por defecto, o bien pacto con mi cliente la decisión de ser canallas con absoluta alevosía y poner a los lectores por encima de la Academia.

Un profesor al que yo admiraba mucho me soltó un piropazo que llevo a mucha gala: me dijo que tengo un metrónomo interno.

Eso significa que tengo sensibilidad para cazar al vuelo, en una sola lectura, si un texto no tiene el ritmo adecuado o le falta fluidez. ¡Me resulta superútil en mi trabajo!

Ir arriba